Por: Jorge Eliécer Toloza B.


¿Qué pueden tener en común temas tan diversos como la gastronomía tradicional del Amazonas, el uso médico de la resonancia electromagnética en nano partículas, o la ropa que usamos cada día como fruto del consumismo y la moda, entre otros temas? En primera instancia se podría decir que no tienen nada en común, sin embargo, si miramos todo desde la óptica de la apropiación social del conocimiento, entenderemos que, todo lo que nos rodea, nos afecta de manera positiva o negativa, según como lo asumamos y lo hagamos parte de nuestro diario vivir, con conciencia, de forma razonada, de modo que mejore la calidad de vida, tanto de nosotros mismos, como de los entornos donde habitamos.

Esto fue lo que se evidenció en la Noche da Vinci. Allí, las ciencias sociales y humanas tuvieron la oportunidad de presentarse ante la sociedad y mostrar esos proyectos de investigación tendientes a mejorar la calidad de vida de las personas y comunidades, generando elementos concretos para facilitar una acertada toma de decisiones.

En horabuena, para quienes aceptaron la invitación y pudimos participar de este evento, y a quienes por alguna razón no pudieron asistir; queda la invitación abierta para seguirse apropiándose de los espacios y eventos culturales, que desde el DBECyFE se ofrecen de forma permanente a toda la sociedad, inclinados a propiciar una cultura del conocimiento científico y tecnológico.

Fuente: archivo fotográfico del DBECyFE